martes, 27 de septiembre de 2016

NO PUDE SER SIEMPRE PRIMAVERA

Ojos que no ven,
corazón que se miente.
Y joder,
cómo llegué a mentirme contigo.

Te creí enamorada de mis raíces,
y miraba con desfachatez al otoño,
que venía próximo
con ojos de luna.
Qué poco duraron los abrazos
mientras caían las flores
sobre mi piel
de una en una.
Cuando mis ramas se desvistieron
y el viento transitó mis grietas,
y tú te alejabas
con la misma elegancia
con la que llegaste.
 
Ya lo decían,
que el tiempo
pone todo
en su lugar.
Pero ¿Qué justicia divina es esta
que no te quiere a mi lado?
Hubiera sido siempre primavera
por ti,
pero igual que las hojas,
hay corazones
que con el otoño
se van.

__________
Melancolías de telescopio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada